“TODOS SOMOS FANCHI” o “el poder de la energía del amor, la confianza, la oración y la compasión”

Todos somos Fanchi

Toda la energía del amor del pueblo de Fanchi está con él

Creo firmemente en el poder de la energía del amor, la confianza, la oración y la compasión. En estos momentos seguro que hay miles de personas que, como mi primo Fanchy se debaten entre la vida y la muerte. Todo cambió el domingo 26 de agosto de 2018. Un aneurisma cerebral que se rompe y la vida cambia de un instante al siguiente, trastocándolo todo. Su vida y la de todo su entorno afectivo que se conecta a él a distancia, a través de la energía del amor o simplemente del deseo de que se recupere lo mejor posible. Todos somos Fanchi será el resultado de esa conexión, de esa unión que generamos a través de nuestra energía positiva, convirtiéndonos en uno solo.

 

No todas las personas tienen la grandísima suerte de ser tan queridas como Fanchi. Trabajador del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane en la isla canaria de la Palma, es querido por todos. Alguien que sin llegar a los 50 ha cosechado tal cantidad de amigos y familiares que ahora, todos a una, estamos conectados con él desde nuestro amor, fe, compasión, confianza … y nuestro deseo profundo de que salga de esta, sin demasiadas secuelas.

 

Lo que en este caso cambia la situación es que Fanchi ha cuidado a todas las personas con las que se ha cruzado, se ha reído, ha bebido y bromeado con todos. Quiere y se hace querer y en estos casos, el entorno se lo devuelve cuando es necesario. Así está ocurriendo ahora.

 

En estos momentos me consta que somos muchos los que estamos pendientes de él, conectados energéticamente, cada uno desde sus propias creencias y todas efectivas.

Los comunicados o “partes médicos” que su hermana Maricarmen, quizás por ser enfermera, va dando maravillosamente bien al menos dos veces al día, nos dan esperanza y datos que nos hacer confiar en que todo saldrá bien.

 

Los más escépticos podrán achacar simplemente a los avances de la medicina el desarrollo positivo de los acontecimientos y no les faltará razón pues sin estos, posiblemente Fanchi ahora ya no viviría. Muchos sienten dentro la prohibición de soñar, ¡Sáltatela! Yo quiero poner el énfasis en el poder de todo lo demás: en la fortaleza personal del paciente, de su deseo de vivir, de sus conexiones afectivas con su mujer, con sus hijas, con sus padres, hermanos, primos, sobrinos, … y amigos, que formamos una multitud. Y todo lo que ese gran número de personas estamos ofreciendo desde la cercanía o la distancia.

amor en la playa

Y TODOS estamos ahí, con él. Aportando lo que podemos para empujar en el mismo sentido. Y estoy convencido del poder de esa energía del amor que movemos entre todos. Por eso hoy me he levantado a las 4 de la mañana a escribir esto. Ayer dormía en el Hospital recién operado de columna y esta noche lo que me pedía el cuerpo en lugar de quedarme en la cama, era levantarme a escribir y publicar estas reflexiones. Que sumen y que más personas puedan saber que amando y deseando algo desde lo más profundo del corazón, siempre podemos hacer el bien para nuestros semejantes.

Yo mismo estos días he estado recibiendo ese amor a través del teléfono, Whatsapp o en persona desde casi todo mi entorno que, estoy seguro , ha sido la principal ayuda a la cirugía, para que yo esté en estos momentos tan bien y recuperado. La energía del amor es tan poderosa… Gracias a todo ese acompañamiento amoroso y a todos los que me lo han ofrecido. Creo que podemos hacer el bien, aunque el mundo esté tan mal de noticias, la buena gente y la gente de buen corazón, que somos multitud, podemos transmitir nuestras mejores energías positivas y ayudar a que el mundo en que vivimos sea un poquito mejor.

Suerte Fanchi, todos confiamos en ti.

José Francisco Zurita

Estudié medicina porque quería ayudar a las personas a dejar de sufrir y mejorar sus vidas. Trabajando ya como médico, hace más de treinta años, en una comunidad terapéutica de toxicómanos, me di cuenta de que mis pacientes necesitaban algo distinto a los medicamentos que yo podía recetar. Descubrí entonces la psicoterapia humanista y me formé en varias escuelas. Con los años creé una metodología propia: la Psicoterapia Humanista Integrativa, que ejerzo y enseño en el Instituto Galene. Trabajando con mis pacientes a nivel emocional profundo, siento que hago la medicina que siempre soñé hacer. Mi primer libro lo publiqué hace 25 años en España, México y Portugal, Te lo digo porque te quiero, que acabamos de actualizar y publicaremos de nuevo en España. Después vinieron Me gusta crecer a tu lado, Gosto de fazer amor y, ya en colaboración con mi mujer, Macarena Chías, El duelo terapéutico y EmocionArte con los niños. Hace ya 14 años fundamos la revista de psicoterapia electrónica Bonding, ahora reconvertida en blog, que dirijo y en la que escribo mensualmente. Desde el mes de mayo de 2016 colaboro publicando los artículos de este blog en El Huffingtonpost.

You may also like...

12 Responses

  1. Lorena dice:

    Fantástica descripción de la situación. Me ha encantado, buen comienzo del día con esas palabras que me han hecho reflexionar . Grande Fanchy!
    Gracias

  2. Juan Carlos dice:

    Yo también creo, en el amor, en la energía positiva, en el poder interno. Pepe deseo y me alegro de tu recuperación y me uno a dar mi empujón positivo a Fanchi, saldrá , y saldrá bien. seguro

  3. Marisa elizondo dice:

    Mando mis mejores energias para fanchi y su hermosa familia que lo esta acompañando !!! Gracias jose por compartirlo !!!!

  4. Merche dice:

    Me gusta mucho esa actitud y seguro que con todo ese apoyo os vais a recuperar los dos pronto.
    Un abrazo muy fuerte

  5. Guillermo dice:

    Precioso artículo! Es increíble como se percibe esa conexión de amor en la distancia cuando se presentan eventos tan horribles como éste. Gracias Papá por ponerle palabras

  6. Maria Yeboles Palacios dice:

    Todo mi amor para ti Pepe y para Fanchi mis mejores deseos para vuestra recuperación. Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *